sábado, 21 de marzo de 2009

Inventario de aprendizajes en EAFIT

Hoy, 21 de marzo, cumplo tres años de aprendizaje con el grupo de investigación de la Línea I+D en informática educativa de la Universidad EAFIT y me dispongo a hacer un pequeño inventario de mis gratos aprendizajes como un acto simbólico en honor a todo lo que he vivido y conocido.

Al lado de Claudia Zea , he aprendido a tener una visión de país en el ámbito de la educación que antes no podía tener por más que me lo imaginara desde una Facultad de Educación o desde la lectura en mis escritorios. Con ella aprendí y aprendo a encontrar oportunidades en medio de las adversidades y a tener más visión de futuro sobre los procesos que emprendo en la cotidianidad. Su generosidad se muestra claramente en la manera de entregar su "visión y responsabilidad de país". En estos tres últimos años, Claudia me brindó la oportunidad de conocer y trabajar con muchas personas en el Ministerio de Educación Nacional y algunas del Ministerio de Comunicaciones, permitiéndome desempeñar el rol de coordinadora de formación en TIC, primero para Medellín y luego para todo el país. Claro está, también me brindó la oportunidad de conocer por dentro y vivir intensamente, la misma Universidad EAFIT.

Cada una de las personas con las que me encontré en este corto lapso de tiempo, me enseñó a ver una realidad más completa y rica en diversidad de la que imaginaba y comprendí día tras día que la noción de país que uno se forma no se acerca casi en nada a lo que es la realidad. Tampoco la noción de educación, pues son múltiples los sueños que pesan sobre ella y múltiples las complejidades de su conceptualización y su operación. Algunas de las personas que me generaron muchas preguntas para aprender y que incidieron bellamente en mi comprensión de lo que es la vida cotidiana en un Ministerio son por ejemplo Mónica López, Claudia Pedraza, James Valderrama, Ángela Nocua, Yolanda Lemus, Rocío Durán.


He tejido amistades con unos, colegajes con otros, y ahora tengo tres años de vida marcados por nombres que también me han afectado (me refiero al afecto que he recibido de ellos) en lo personal y lo profesional. Hablo por ejemplo de los aprendizajes que he tenido con mis colegas de la Línea de investigación en la Universidad EAFIT. María del Rosario Atuesta se configuró en mi como una maravillosa amiga que se destaca por enseñar cotidianamente el valor de la lealtad, la organización y la rigurosidad; es cálida, visionaria y maestra en lo que hace. John Trujillo es un compañero juguetón y amable, de quien se aprende mucho en medio de la alegría. Diego Leal, Ingrid Lugo, Fernando Díaz del Castillo, son para mi tres grandes personajes de aprendizaje y del afecto, con los que tuve la oportunidad de discutir, construir y escribir una ruta de apropiación de TIC que ya lleva dos años haciendo camino en el país. De los tres aprendí y aprendo de su rigor y su pasión.

También con Patricia Toro, Fabián Hernández, Beatriz Nicholls, John y Roberto construimos, destruimos y volvimos a construir, una y otra vez, una propuesta nacional de Formación en TIC para Directivos docentes (TemáTICas para directivos) que por fortuna ha sido muy bien recibida y evaluada por los rectores y coordinadores de buena parte de las Escuelas Normales Superiores.

Y en este corto inventario, también están Olga, Angelita, Diego, Juan Carlos, Roger, Diana, Francisco, Sharoon, Oscar, Marcela, Johana, Juanita, Betty, Cata, Ramiro, Daniel, Gerardo, y muchos más a los que no nombro pero les debo también un caudal de aprendizajes cotidianos.

Han sido muchos los viajes, las reuniones, las discusiones, las palabras escritas, los silencios, los disfrutes, las posibilidades y oportunidades. De aquí en adelante espero disponer de toda mi creatividad y mi capacidad de sueño y de aprendizaje para seguir creciendo en mi desarrollo profesional como lo he hecho hasta ahora y seguir aportando al desarrollo de la línea de investigación.

Gracias Claudia, gracias EAFIT, gracias mis amigos por este hermoso tiempo de mi vida, que también he podido vivir al lado de mi gran amigo, compañero y esposo, Francisco Correa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario