sábado, 4 de julio de 2009

Un paseo por los aprendizajes

Hay muchas situaciones relacionadas con la enseñanza y con el aprendizaje, sean o no dentro del marco de lo institucional, que resultan ser verdaderos disfrutes, algo así como ir de paseo a un lugar encantador, con las mejores personas y las mejores condiciones.

En mi historia personal he tenido muchas de esas experiencias-paseos que me permiten re-crearme con el acto de la docencia como un acto que me reporta bastante aprendizaje a la vez. Y eso me pasa quizás porque me veo a mi misma en las preguntas y en las respuestas, me veo con la madurez de poder decir no lo he pensado pero lo voy a pensar, me veo en las posibilidades de hacer múltiples relaciones entre mis fragmentos de historia y el saber que me ha dejado cada parcela de mi vida.

Qué delicia es el acto educativo cuando uno se encuentra con un grupo vivo, lleno de expectativas, de emociones por lo que encuentra, de capacidad de juntar sus mundos con los de uno. Qué delicia los grupos que también ríen, que soportan lecturas en silencio, que buscan, que parecen jugando en el parque porque se disfrutan el aprendizaje. Creo que es en este tipo de grupos donde se puede generar creación e innovación en la educación.

Vuelvo de mis paseos cargada de recuerdos, de paisajes, de historias que contar, de escritos de producción conjunta. Vuelvo como se vuelve de un delicioso paseo.

Mis últimas experiencias de docencia en Manizales (con un seminario de Maestría), o en el Chocó (con un bello grupo de docentes en un proceso de formación), o los encuentros con algunos amigos de la Fundación Universitaria Luis Amigó, me han vuelto al disfrute de mis paseos académicos.

Y esto me hace pensar en la responsabilidad enorme que tiene la educación con el tema de la motivación. ¿Dónde y cuándo un curso se transforma en disfrutar? ¿Qué puede jalonar el placer de aprender?

Mi punto de partida para activar la motivación lo he encontrado en el inter-juego de las preguntas y las respuestas. Disfruto dibujar los caminos en los cuales me planteo preguntas y desde los cuales busco posibilidades de respuestas. Disfruto creando intersecciones entre los caminos que he recorrido en cada parcela de mi historia bajo la luz de una misma pregunta. Disfruto siendo tejedora de las preguntas que han crecido conmigo. Con los años he ido descubriendo que finalmente las respuestas están en todas partes: en un libro, una noticia, un poema, una película, una conversación, un paseo, en la vida misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario