viernes, 1 de abril de 2011

Entre "Acuerdate de abril" y "La mitad del amor"

Por un viejo amigo a quien quise mucho en mi adultez temprana o en mi infancia insistente tal vez, no lo se, pude recordar hoy, día de mi cumpleaños, esta bella canción de abril que quiero tener cerca de mis afectos. Miro hacia atrás y veo que han cambiado muchas cosas en mi ser. Él me recuerda como una niña con una flauta que le metió música "a dúo" en el corazón. Yo recuerdo de inmediato a esa niña con un vestido blanco con bolsillos pintados de girasol.
La verdad con estas palabras volví de una tajo al pasado y pensé en esa bella época de vitalidad total, de aprendizaje de la música popular y conocimiento del folclor colombiano, de amigos  como Chucho Mejía,  Juan Guillermo Rúa, el juglar y teatrero más noble que conocí, Juan Juan, el Tortugo y su tortuga, el conseguido y la conseguida,  los Canchimalos, en fin, una época de explosión de afectos y descubrimientos de músicas del alma que jamás se pueden olvidar. Ahí siguen esos recuerdos esperando que alguien toque levemente la puerta para salir de nuevo a la luz y mostrar de qué están hechas las historias personales.
Una historia, o por lo menos la mía,  es un sin fin de momentos tejidos en bellas filigranas, que se ayudan de la memoria de los afectos y las razones. A este momento bello de mi vida pertenece la canción "acuerdate de abril" que mi viejo amigo me hizo recordar.



Hoy que miro hacia atrás recuerdo que de esas épocas tengo pocas fotografías de papel pero demasiadas en los rincones de mi alma.

Después de ese momento, la vida me siguió trayendo días, meses, años y hasta décadas. A ratos fui más bella y más plena en todos los sentidos y a ratos también dejé de serlo. Una de esas plenitudes la puedo narrar también a través de la música, con otra canción de Amaury y que nace del profundo amor que he sentido por mi Francisco. Recuerdo que en los primeros años de nuestra pareja yo me sorprendía de que fuera posible amar más de lo que yo había leído en la literatura. Creía que el amor básicamente se escribía. Pero descubrí con asombro que también se vive. No me refiero al enamoramiento sino al amor, pero por supuesto no será este el espacio para escribir al respecto pues no le pienso competir a los poetas y menos a lo que el mismo Amaury cuenta en sus bellas canciones.



Su letra es:

La mitad del amor

La mitad de tu amor me ennoblece y levanta
la mitad de tu azul resplandece mi mal corazón
la mitad de tu voz como cascabel
aligera mi firma brutal de sonar
y enternece mi norma indulgente de ser.

La mitad de tu amor descontrola mis ganas
me mejora, me eleva, me acoge y arrima color
la mitad de tu olor me convida a humedad
la mitad de tu nube me incita a llover
y a asaltar la pasión hasta no respirar.

La mitad de tu amor me revuelve la risa y la piel,
la mitad de tu amor me regresa de la oscuridad
sólo un tanto y de a poco conforma ese don de fe
que faltaba a mis ojos para no claudicar del sol.

La mitad de tu amor me transforma y anuncia volver
desde el fondo de un mundo terrible de corto soñar
sólo un poco y de a tanto quisieras amarme bien
porque basta de ti sólo con la mitad del amor.

La mitad de tu amor organiza mi paso
burlará los atajos, de lodo me urdió mi bregar
me da un modo seguro de asir el timón
y deshace el hechizo como si no más
porque un trozo de brisa me espanta el horror.
(1986)


¿Qué hay hoy de esa niña lúdica y loca que jugaba a escribir poesía en honor al amor, que iba a las aulas de clase con sus sueños en sandalias y sus escritos tan críticos como ingenuos, tan cítricos como dulces, tan colmados y tan vacíos a la vez?
¿Qué hay de esa mujer en la que me transformé y que ha desatado amores y desamores en rincones azules, verdes, rojos, negros y hasta incoloros? ¿Cuántos amigos de pelos largos y cortos, de palabras tiernas y fuertes, amigos flacos y gordos, feos y hermosos... de climas frios, templados y  calientes... cuántos he ganado y perdido en esta historia de vida que hoy veo detenerse ante mis pies?

No lo se.... Sólo se que hoy no tengo un vestido blanco con bolsillos de girasoles para ponerme pero me deseo un cumpleaños muy feliz de lo que tengo y que he logrado construir..

2 comentarios:

  1. Querida amiga... aun veo esa niña que hay en ti.. esa niña que sueña, que lucha por lo que quiere, que comparte con sus amigos sus ilusiones ...y ahi estamos... todos esos pequeños y grandes detalles son las que te hacen un ser especial. Te envio una hermosa letra de un tema de Joan Manuel Serrat.
    Un feliz cumple preciosa al lado de tu familia y tu amado Pachito..

    Aquellas pequeñas cosas

    Uno se cree
    que las mató
    el tiempo y la ausencia.
    Pero su tren
    vendió boleto
    de ida y vuelta.

    Son aquellas pequeñas cosas,
    que nos dejó un tiempo de rosas
    en un rincón,
    en un papel
    o en un cajón.

    Como un ladrón
    te acechan detrás de la puerta.
    Te tienen tan
    a su merced
    como hojas muertas
    que el viento arrastra allá o aquí,

    que te sonríen tristes y
    nos hacen que
    lloremos cuando
    nadie nos ve.

    ResponderEliminar
  2. nena olvide el video.. hay varios pero esta es la version con la cual crecí y me gusta .. abrazos

    http://www.youtube.com/watch?v=KZPCtHCpp94&feature=related

    ResponderEliminar