viernes, 22 de julio de 2011

iSOYdi

Por segunda vez presento una conferencia que he llamado iSOYdi para referirme con ella a la Inclusión social y digital. La primera la presenté en V Encuentro Regional de Experiencias Apropiando las TIC en la Educación, el cual se desarrolló durante los días 23 y 24 de junio en el Club del Comercio de la ciudad de Pasto, en el marco del contrato que la Universidad del Cauca tiene con Computadores para Educar del Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicaciones, con participación de más de 500 maestros de los departamentos de Putumayo, Nariño y Cauca. (Mi profunda admiración por esos maestros que se ven crecer y hacen crecer a sus regiones).
La segunda de ellas fue ayer 21 de julio, en el Foro Educativo Municipal: La convivencia escolar, reto para la construcción de ciudadanía, que se llevó a cabo en Caucasia, Antioquia, en la Escuela Normal Superior del Bajo Cauca, con participación de aproximadamente 600 maestros.
Quiero señalar, una y otra vez, que la inclusión digital debe convertirse en otra estrategia, entre muchas, que aporte decididamente a la inclusión social. No es un asunto "simple" de masificación de internet o acceso a la infraestructura y a los contenidos digitales, sino que debe tener un alcance mucho mayor en el cual se privilegie el ser humano, el sujeto (y por eso el SOY destacado en el título). Destacar el ser me permite hablar de identidades, construcción de nuevos valores, memoria cultural, formación para la ciudadanía y la convivencia...
La i del título me sirve para mostrar que la apropiación de las TIC en la educación, debe ante todo relacionarnos con conceptos como Identidad, Imagen, Ideal, Intención, Ingenio, Indicio, Inspiración, Imaginación, Inventiva, Iniciativa, Ilusión, Información, Ideas, Investigación, Innovación, Igualdad, Inclusión, etc.
El di me permite hacer asociaciones con el dar (y recibir) y con el decir (y el escuchar), esto es, con ese compromiso ético que tenemos todos los seres humanos de generar espacios de encuentro e interacción para una construcción conjunta de una sociedad que nos permita resolver los problemas reales que nos aquejan en nuestros pequeños o grandes colectivos humanos.
También con esta conferencia me interesa mostrar cómo ha ido desapareciendo del lenguaje de las políticas públicas sobre la apropiación de TIC en la educación, la tímida relación que se estaba logrando construir entre inclusión social e inclusión digital en el país. Si ambos tipos de inclusión no vienen aparejados volveremos a dar gigantescos pasos atrás en las pequeñas ganancias de la cultura. El Plan nacional decenal de educación (2006-2016) hacía referencia a este binomio; también la Ruta de apropiación de TIC para el desarrollo profesional docente en sus versiones del 2007 y 2008; o los Planes de Gestión de uso de TIC que se formularon en varios frentes en la educación básica y media (no lo se tanto en Educación Superior) a partir de TemáTICas para Directivos; o bien, el Plan Nacional de TIC 2008-2019 en su fase 2008-2010. Lo preocupante es que el binomio como tal desapareció y el concepto de inclusión social ya no está asociado a la inclusión digital en la nueva versión del Plan Nacional de TIC, en febrero del 2011, el cual se conoce hoy como Plan Vive Digital Colombia).
¿Dónde quedaron esas competencias éticas, pedagógicas, comunicativas y colaborativas o de gestión que se asociaban a las técnicas y tecnológicas en los diferentes momentos de apropiación de las TIC en la educación? ¿Volvimos a pensar que el acceso a la información es lo que debe privilegiarse? ¿Y la construcción conjunta de conocimientos? ¿Y el aprendizaje de las nuevas formas de interacción social? ¿Y la necesidad de construir juntos nuevos valores para una sociedad más incluyente que rescate la sabiduría de los pueblos, que formule nuevos pactos de convivencia, que haga visibles los logros en la comprensión del porqué y para qué esas normas y leyes que permitan disminuir esta violencia (a veces barbarie) que carcome el futuro y la esperanza de niños, niñas y jóvenes?
Creo que con iSOYdi quiero además resaltar que debemos hacer un trabajo más allá de esperar que las "políticas públicas" vengan dadas e impuestas por el Estado. Es preciso que seamos nosotros, muchos nosotros, quienes podamos invertir esta relación de callada sumisión y seamos capaces de incidir claramente en la formulación de estas políticas ejerciendo nuestro derecho a pensar y trabajar "incluyentemente" por el carácter de lo "público".

No hay comentarios:

Publicar un comentario