miércoles, 7 de marzo de 2012

Imaginarios de educar en el "cero...."

Esta mañana al abrir el correo encontré una nota que me ha puesto a pensar en cómo nos "comemos" ingenuamente toda la información que nos llega. Lastimosamente muchos hablan de educación sin medir las consecuencias de sus palabras y un párrafo sugerentemente redactado permite hacer inferencias irresponsables sobre la educación en otros contextos. Para ilustrar mi desconcierto de hoy, transcribo gran parte de la nota que anuncia un "nuevo sistema educativo en Japón" (por supuesto la nota me llega sin autor ni fuentes citadas pues lo que interesa es el impacto de las palabras):
Se está probando en Japón, un revolucionario plan piloto llamado "Cambio Valiente" (Futoji no henko), basado en los programas educativos Erasmus, Grundtvig, Monnet, Ashoka y Comenius. Es un cambio conceptual que rompe todos los paradigmas. Es tan revolucionario que forma a los niños como "Ciudadanos del mundo", no como japoneses. En esas escuelas, no se rinde culto a la bandera, no se canta el himno, no se vanagloria a héroes inventados por la historia. Los alumnos ya no creen que su país es superior a otros por el solo hecho de haber nacido allí. Ya no irán a la guerra para defender los intereses económicos de los grupos de poder, disfrazados de "patriotismo". Entenderán y aceptarán diferentes culturas y sus horizontes serán globales, no nacionales. ¡Imagínese que ese cambio se está dando en uno de los países más tradicionalistas y machistas del mundo! El programa de 12 años, está basado en los conceptos: Cero patriotismo. Cero materias de relleno. Cero tareas. Y sólo tiene 5 materias, que son: 1. Aritmética de Negocios. Las operaciones básicas y uso de calculadoras de negocio. 2. Lectura. Empiezan leyendo una hoja diaria del libro que cada niño escoja, y terminan leyendo un libro por semana. 3. Civismo. Pero entendiendo el civismo como el respeto total a las leyes, el valor civil, la ética, el respeto a las normas de convivencia, la tolerancia, el altruismo, y el respeto a la ecología. 4. Computación. Office, internet, redes sociales y negocios on-line. 5. 4 Idiomas, Alfabetos, Culturas y Religiones: japonesa, americana, china y árabe, con visitas de intercambio a familias de cada país durante el verano. ¿Cuál será la resultante de este programa? Jóvenes que a los 18 años hablan 4 idiomas, conocen 4 culturas, 4 alfabetos y 4 religiones. Son expertos en uso de sus computadoras. Leen 52 libros cada año. Respetan la ley, la ecología y la convivencia. Manejan la aritmética de negocios al dedillo..
Frente a esta nota hay varias cosas que me pregunto. ¿Más que un proyecto educativo que invierta en calidad de vida y en capacidad de acoger con hospitalidad y respeto al "otro" (personas, culturas, razas, etc...), se tratará de un entrenamiento para la vida de los negocios? ¿Más que ciudadanos del mundo no será negociantes diseminados por el mundo? ¿Cero patriotismo o más bien cero identidad cultural, borramiento de historias que dan sentido a las maneras de vivir y de ser? ¿Materias de relleno? Claro... supongo que lo que no prepare para la "prosperidad" la "competitividad", la "calidad" o el "emprendimiento" se tratará como relleno. Y la historia perderá su sentido, la lengua materna desaparecerá para usar la del "ciudadano del mundo" (?), la educación estética y el arte ni siquiera se nombrarán a no ser si muestran las oportunidades de negocio, tampoco la creatividad y la innovación social estarán en la agenda de este "revolucionario cambio valiente"; en fin... cuántas cosas quedarán por fuera... Y qué decir de ese "respeto TOTAL a las leyes". ¿En dónde queda la rebeldía, la autonomía de pensamiento, de palabra y de obra? ¿Quien o qué imperio le impondrá las leyes al "ciudadano del mundo"? ¿Seremos tan ingenuos de creer qué es una buena opción educativa? Creo en verdad que el mundo de hoy necesita otras miradas y posturas sobre la educación pero no creo que la educación para el negocio sea la mejor opción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario