lunes, 9 de abril de 2012

Sin problemáTICas y sin innovación

Esta mañana muy temprano estaba dando un paseo por internet y me encontré presentaciones hermosas y bien hechas sobre el uso de las TIC en la Educación. Como es bien sabido en los ciber paseos uno toma un camino y sin saber bien de qué manera, se va "en-red-ando" en una especie de ocio desmedido, que nos lleva a ese sin rumbo fijo que todos conocemos y que en mi caso me llevó a Neruda, Eduardo Galeano, Mario Benedetti, Joan Manuel Serrat y Mercedes Sosa. Ahí me detuve porque ya no estaba pensando en temas educativos sino más bien en asuntos profundamente vitales que tienen que ver con el lugar diario que en nuestra vida tiene el amor, la amistad o la pasión. Entonces me llamé al "orden" y regresé sobre el camino andado.
La presentación que me hizo pensar es del 2010-2011 de una lección inaugural de un curso en una universidad española. Hablaba sobre el uso de las TIC en la educación y mostraba cómo los alumnos hacen uso natural, innovador y cotidiano de dispositivos como los iphone, iPOD, iPAD, ebooks, MP4, las ZONAS WI-FI, las memorias USB... en fin.
Claro... de inmediato me trasladé a la realidad colombiana, pero no a la realidad "privilegiada" y "bien dotada" que algunas organizaciones o instituciones suponen que existe como realidad para todos, sino a la realidad que veo a diario en instituciones educativas públicas de cualquier parte del país sean de las ciudades en la complejidad de sus comunas o en las zonas rurales y regiones apartadas de las capitales. Allí llegan episódicamente programas orientados a incentivar el uso de computadoras (básicamente de escritorio), fomentado a través de un breve curso que sirve para los indicadores de cobertura y participación, y alguna que otra invitación cortés para participar en un tipo de redes -que suelen caducar mucho antes de lo previsto, por falta de interlocutores capaces de sostener con los participantes, conversaciones de interés que desaten las pasiones como las que es capaz de desatar el juego-.
Lastimosamente a las instituciones educativas y a los alumnos se les sigue haciendo una que otra "promesa" de "innovación" asociada básicamente a los "artefactos o dispositivos tecnológicos". ¡Qué realidades tan diferentes y tan similares a la vez.! Parece que a ambos les llega "del mismo modo" el espejismo de la innovación. ¿Qué es eso de la innovación? ¿Cómo realmente se está pensando? Creo que sin una problemática asociada, sin una pasión que trabajar, los artefactos se vuelven una suerte de "costosos" juguetes para unos y aparatos viejos y caducos para otros.
Si hoy desde la perspectiva de la educación superior fuéramos a hablar de innovación educativa con uso de TIC, la institución deberá ser capaz de ser inclusiva e integradora con lo que tiene y sabe, con lo que puede y es capaz de soñar, planear y ejecutar. El reto de pensar hoy la innovación es bastante grande y comprometedor, pues toda innovación es siempre incluyente. El tipo de innovación educativa que requerimos es para mejorar nuestra sociedad y nuestra cultura. Esto dependerá obviamente de nuestras maneras de aprender y de enseñar, y porqué no, dependerá hasta de nuestras maneras de vivir y de morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario