martes, 25 de junio de 2013

Des-apropiación para la innovación 5: De las rutas TIC a la pregunta por la innovación educativa y la investigación

Como he señalado en otros momentos, en la última década el Ministerio de Educación Nacional de Colombia, se ha preocupado por pensar cuáles podrían ser las mejores maneras de aproximar a los docentes al uso educativo de las TIC y cuáles deben ser las competencias que se deben desarrollar. Existen dos formulaciones referidas al tema. La primera realizada en el 2007 y revisada a principios del 2008. Y la segunda corresponde al 2012 en una versión borrador. ¿Qué se perdió, qué se ganó y qué no se ha pensado e integrado aún? ¿Sigue siendo vigente hablar hoy de competencias TIC y qué lugar ha ocupado el binomio innovación e investigación, tema fuerte para el Ministerio de Educación Nacional, en el Encuentro de Virtual Educa 2013?
Primera formulación (siete años atrás)
A principios del año 2007, se definieron para el Ministerio de Educación Nacional las competencias requeridas para la apropiación de TIC enmarcadas dentro de lo que se llamó la “ruta de apropiación de TIC para el desarrollo profesional docente”. Se trataba de una “propuesta de acercamiento al uso y la apropiación de las TIC, ofreciéndole a los docentes del país una ruta con la cual pudieran “transitar desde la apropiación personal de las TIC para hacer un uso básico de ellas, hasta la apropiación profesional para hacer un uso pedagógico” desde el cual se pudieran más adelante “implementar modelos de innovación educativa sostenibles” basadas en el uso y apropiación de las TIC. En ese momento las políticas en materia de incorporación de TIC a la educación planteaba tres “ejes” muy centrados en el acceso a...: acceso a la tecnología, acceso a los contenidos y uso y apropiación. Justamente para este último "eje" se formuló la “ruta de apropiación”. La propuesta trataba de trascender la noción de “acceso” que para el momento cobraba demasiada fuerza en el Ministerio de Educación Nacional y en el Ministerio de Comunicaciones, ya que las necesidades del país a este respecto seguían siendo bastante altas y prioritarias.
Las competencias propuestas –que debían ser “desarrolladas” por los docentes- fueron en ese entonces: • Técnicas y tecnológicasPedagógicasComunicativas y colaborativasÉticas
La innovación quedó sugerida aunque no desarrollada en esta propuesta y estuvo imaginada en un doble sentido: como innovación producida en el aula y como transferencia y transformación para la institución y para el sistema educativo. No se planteó como momento a posteriori de la “apropiación” sino como parte de la misma, es decir, como una posibilidad de transformación presente en todo momento. Y como las competencias fueron pensadas directamente para la formación de los docentes no se incluyeron tampoco en ese entonces las competencias de gestión. Estas se formularon posteriormente en un proyecto nacional de formación de directivos llamado TemáTICas para directivos, también del MEN, ideado y liderado por la Universidad EAFIT en el 2009. De esta experiencia se logró reconocer que al docente le corresponden muchos procesos de gestión al lado de los equipos directivos y que sin la formación de estos últimos, la apropiación de las TIC en las instituciones educativas podía ser un gran fracaso pues no habría quien liderara y administrara los cambios que se jalonan desde los nuevos aprendizajes de y con las TIC. De ahí, las cinco experiencias de formación que componen el “itinerario” para la dinamización de la vida institucional, con la participación de un “equipo de gestión”, mucho más abarcante que el equipo “directivo” capaz de promover la participación de todos los actores en la institución. Durante todo este tiempo de formulación de la ruta de apropiación de TIC fueron muy importantes las investigaciones y aportes de las diferentes universidades participantes en el programa Nacional de Computadores para Educar (del MEN y del entonces Ministerio de Comunicaciones), por su llegada a las zonas rurales y por la socialización y visibilización de los procesos e investigaciones realizadas en los encuentros regionales y nacionales de socialización de los proyectos. En el Plan Nacional de TIC 2008-2019 suscrito por la presidencia, quedó planteada la ruta de apropiación de TIC para el desarrollo profesional docente.
Segunda formulación (un año atrás)
En el 2012, el MEN presenta una nueva versión de las competencias, esta vez claramente orientadas “al desarrollo de la innovación educativa apoyada por TIC” y como parte del “Sistema nacional de innovación educativa” que busca “constituir una cultura que priorice la investigación y la generación de conocimiento para orientar y potenciar los procesos pedagógicos con uso de TIC”. Esto se da en el marco de los nuevos referentes de políticas educativas que cada vez más privilegian el binomio innovación/ investigación, tal como puede leerse en el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 que asocia decididamente conceptos como competitividad, prosperidad, productividad –de los sectores económicos-, innovación, investigación… o en el Sistema nacional de Ciencia y Tecnología (Ley 1286 de 2009) que busca “orientar al país hacia una sociedad del conocimiento”, lo cual lleva a que en el 2012 se destinen recursos importantes para el Fondo de Ciencia, tecnología e Innovación en el sistema de regalías con miras a la investigación. Estas competencias se pueden desarrollar en “tres niveles” o momentos que son: “exploración, integración e innovación”.
Se conservan tres de las competencias antes definidas (desaparece la intencionalidad de señalar el desarrollo de unas competencias éticas) y son enunciadas dos más en el “pentágono de competencias TIC”: • Tecnológicas, • Comunicativas, • Pedagógicas, • Gestión, • Investigativas
La competencia investigativa está planteada en dos sentidos: “como gestión del conocimiento” y como “generación de nuevos conocimientos”.
La innovación por su parte, si bien aparece asociada a un concepto propuesto por María Teresa Lugo y Valeria Kelly como “transformación cultural en la manera de gestionar y construir el conocimiento, en las estrategias de enseñanza, en las nuevas configuraciones institucionales, en los roles de los profesores y los alumnos e incluso en la manera creativa de pensar la educación, la tecnología y las escuelas […] que implican procesos de cambio...” (Tomado del texto de María Teresa Lugo y Valeria Kelly. UNESCO 2010, Tecnología en Educación ¿Políticas para la innovación?), aún está bastante centrada en el uso de tecnología bajo la premisa de que un uso alto de tecnología permitirá modificar las prácticas educativas... El “momento de innovación” al que alude el MEN está planteado como “trayecto” por donde “se puede transitar por un tiempo indeterminado”.
¿Qué cambia entre ambas formulaciones?
En la primera formulación la ruta introdujo términos y conceptos como: horizonte, tránsito, preparación subjetiva y cognitiva, deseo de saber, inclusión, sensibilización, momentos de apropiación, uso pedagógico, innovación, competencias… transformación, transferencia, “acto educativo”. El “habitar” y el “convivir” del docente, fueron términos que quedaron sugeridos en esta formulación lo mismo que la noción del “ciudadano maestro” para resaltar la responsabilidad de vivir una nueva forma de ciudadanía desde la función del maestro. Con el Programa TemáTICas para directivos se introdujeron conceptos como gestión, promoción y liderazgo del cambio, cambio planeado, calidad, co-producción de conocimientos, comunicación y visibilización de procesos institucionales... Sin embargo la ruta de apropiación de TIC no fue actualizada para integrarle los nuevos procesos.
En la segunda, se logra un marco de referencia muy interesante con una fundamentación teórica más sólida y actual; hay integraciones de lecciones aprendidas y una orientación clara hacia el fomento a la investigación para la innovación>. Sin embargo se pierden cuestiones esenciales como la pregunta por la ética asociada a las TIC ya que su desaparición en el discurso en cierto modo hace olvidar el cuidado de (ciudadano maestro) y del otro (estudiantes, maestros, institución educativa,familia, comunidad...), o la pregunta por la identidad personal y cultural, los problemas asociados a los valores y a la convivencia. Quizás es un enfoque demasiado centrado en el "estudiante" más que en el "acto educativo" que se juega con más actores que sólo con el estudiante. Me he distanciado muchas veces de creer en una educación excluyente y centrada en...
Creo que al formular competencias para el uso educativo de las TIC, es necesario tener presente también un lenguaje que sea comprensible por la gran mayoría de los actores en el territorio nacional pues aunque haya términos muy "sugerentes" pueden no ser comprendidos por la diversidad de país como el que tenemos.
Dejaré aquí y seguiré en otro comentario el tema de las competencias TIC o TAC o TEP como se sugería recientemente en Virtual Educa 2013...

No hay comentarios:

Publicar un comentario