martes, 3 de septiembre de 2013

Sin respuestas...

Estas dos últimas semanas, a propósito de estos ríos de gentes que hoy marchan por el país, he recordado mucho una frase de Shakespeare que encontré quizás en Macbeth, y que cobra vigencia en las sociedades modernas, en especial en la situación social actual de Colombia. La cita es algo así como: "Hemos avanzado tanto en el lago de la sangre que ya es más fácil seguir hasta la otra orilla, que devolvernos". Nadie sabe a dónde llegará este desborde social que cada vez va más en aumento de una manera completamente dramática. Nadie sabe cuánto serán capaces de aguantar las protestas sociales que intentan consolidarse de manera "pacífica". Nadie sabe que juicio crítico frente a la ciudadanía y la participación política están logrando los jóvenes a través de las comunicaciones y las redes sociales. Nadie sabe que pasa por el corazón de los niños que acompañan a los campesinos en las protestas de gran parte del país. ¿Qué implicará llegar a la otra orilla? Hay tanta insatisfacción social latente que aún no se ha dicho, y tanta que se está haciendo manifiesta, que... ¿a dónde nos llevará como sociedad?
Por desgracia, "nuestro" presidente, y el gobierno en general, locales y nacionales, con sus continuos desatinos y su falta de tacto para reaccionar a la amplia gama de situaciones de dolor y reclamos sociales, no han dimensionado la fuerza incontenible y peligrosa de una masa que puede de nuevo convertirse en horda y olvidan que el gusto por la violencia es algo que no ha desaparecido, ni lo hará, de las fibras más profundas del ser humano. La violencia habita en todos nosotros y basta una palabra mal dicha, un desacuerdo, una provocación, una historia de injusticias repetidas, una creciente corrupción que deja más pobreza extrema y poblaciones cada vez más vulneradas, para que ella vuelva a irrumpir en la "tranquilidad" de la "vida civilizada". ¿Cómo debemos entender hoy la "vida civilizada"?
A propósito de todo lo que está pasando viene a mi memoria la obra del artista colombiano Germán Londoño.
También quiero vincular dos artículos que provienen del periódico Alma Mater de la UdeA. El primero se llama El miedo y fue publicado el jueves , 25 de julio de 2013, por el Carlos Vásquez Tamayo - profesor del Instituto de Filosofía y en el cual se lee: "... queremos estudiar el miedo colectivo, sus causas, sus terribles argucias. Y ayudar a erradicarlo con el más efectivo de los antídotos: el estudio minucioso de la realidad que señala la injusticia y conjura el horror.". El segundo, se titula "Armar la paz", escrito por el profesor Gonzalo Medina de la Facultad de Comunicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario