miércoles, 21 de marzo de 2007

Creatividad e innovación educativa con tecnologías

Hace algunos años estuve trabajando el concepto de creatividad en educación. Como resultado de todo lo que indagué y me pregunté, escribí varios textos pequeños de los que conservo un tierno recuerdo.

El primero fue en 1993 y se titulaba: La creatividad: un más allá del paraiso. Creo que hay que desear y salir de la "quietud" para poder poder crear.
El segundo, escrito en 1995 se titulaba: La creatividad: un modo de ser entre la ética y la estética. En este consideraba que el acto creador tiene mucho que ver con la responsabilidad de aportar (para si y para el otro) y justo en esto se encuentra el disfrute del acto creador y su producto innovador.
El tercero fue escrito en 1997 y se titulaba: La creatividad entre el asombro y la comprensión en el cual partía de una convicción: "sólo el hombre que juega puede crear". El proceso creador tiene que ver con el disfrute y la capacidad de juego.

Fueron años muy fecundos en los que hablaba con los teóricos del tema en Colombia y otras latitudes. Había leído mucho de lo que se había producido y era una buena interlocutora de los grupos de investigación en el tema en varias universidades. Trabajé temas muy específicos como Ética y creatividad, creatividad y tecnología, creatividad y formación.

Luego dejé de pensar en el asunto. La noción de juego me había lanzado a otros mundos como el de la pregunta por la estética . La creatividad del artista me llamaba profundamente la atención y su relación con lo social. Más adelante volví a rondar la pregunta de la creatividad desde la inquietud por la manera como se construyen las estrategias didácticas en el quehacer cotidiano de un docente. Finalmente hoy, de nuevo reaparece el tema bajo el concepto de "innovación educativa con tecnologías". ¿Cómo podemos entender hoy este concepto? De algún modo me había acostumbrado mucho más a hablar de creatividad en relación a la educación que de innovación. En cierto modo la creatividad la he pensado más en el orden actitudinal y formativa y la innovación del orden de la acción y la transformación. Ambas se necesitan mutuamente.

El empleo del término innovación parecía pertenecerle más al terreno de la tecnología (innovación tecnológica) o al de la ciencia ("revolución científica") pues se evidenciaba usualmente más en términos de acciones y como producto. Incluso en el discurso organizacional el concepto tomó cuerpo para referirse a las transformaciones necesarias en las prácticas de la organización.

Pero en el terreno de la educación creo que es muy reciente el concepto de innovación educativa máxime si se está planteando una "innovación educativa con tecnologías". ¿No será que necesitamos hablar conjuntamente de "creatividad e innovación educativa con tecnologías"?

6 comentarios:

  1. ¡Bienvenida a la blogosfera!
    Tu provocativo inicio me llevó a comentar algo en mi blog, edgeek, y a tratar de relacionar esto con lo que estamos tratando de construir. http://fernandodiazdelcastillo.com/edgeek/?p=251
    nando

    ResponderEliminar
  2. Has planteado algo muy interesante y es precisamente cómo estos terminos de creatividad e innovación que vienen de otros "lugares" buscan adentrarse en la educación. En nuestro caso la discusión apenas comienza y las multiples experiencias de nuestro grupo y de cada uno como individuo empiezan a encontrar nuevos nichos. Que bueno tener espacios para validar y construir en busca de lo que de alguna manera hemos deniminado innovación.

    ResponderEliminar
  3. Me uno a Fernando y te doy una calurosa bienvenida a la blogosfera. Nos hace mucha falta que más personas como tu se lancen a esta aventura!

    Felicitaciones!

    Después de leer tu comentario y el de Fernando, no pude evitar escribir algo al respecto para continuar la conversación. Está en mi blog.

    Bienvenida de nuevo, y gracias por provocarnos la "pensadera"!

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones. Y entre tanto, mientras estimulo mi pensamiento, te digo que el campo de la innovación y la creatividad en la educación se ha enfocado y evidenciado en los recursos. Error, producto de la ausencia de la sistemación de las prácticas y de la reflexión de la experiencia, que es la verdadera pedagogía.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, las grandes revoluciones no se anuncian con bombos, trompetas y platillos; estas podrían ser las más bulliciosas, pero no las más importantes. Quizá sea en las zonas oscuras, marginales y de “poco interés” donde empiezan a incubarse los movimientos que terminan horadando los sistemas de pensamiento de una determinada cultura.

    Existen suficientes indicios que permiten hablar de las silenciosas transformaciones que están ocurriendo en el seno de la cultura contemporánea y del surgimiento de nuevos objetos del conocimiento, desconocidas formas de producción y reconocimiento de nuevas subjetividades, relaciones sociales, de producción, apropiación y circulación. Pero, también, de vínculos inéditos entre el saber y la sociedad, del aprendizaje con la ciencia y la aparición de múltiples lógicas que son también generadoras de varias significaciones, como:

    • Las rupturas de la conexión mecánica establecida entre el espacio, el tiempo y el aprendizaje en las clásicas y paquidermicas instituciones educativas de enclaustramiento.

    • La aparición de nuevas tecnologías TIC como las satelitales, electrónicas y digitales y el creciente desarrollo de múltiples redes de producción, almacenamiento, circulación, utilización y reciclaje de información y conocimientos.

    • La aparición de nuevas formas de interacción social y cultural por vías funcionales, digitales, satelitales y electrónicas.

    • La ruptura de los viejos meta relatos y la emergencia de las nuevas perspectivas de la escritura.

    Todo parece indicar que estamos inmersos al mismo tiempo en el seno de grandes revoluciones que a la vez están intercalándose entre sí. Y en todos los márgenes u oscuros rincones de la educación se experimenta una fascinante sensación que indica que ya las cosas no podrán volver a ser como antes: que todo está cambiando, inclusive nosotros mismos. Por lo tanto debemos estar preparados para enfrentar y asumir irreversibles movimientos de transformación del mundo actual, alistarnos para hacer nuestra revolución personal, educativa y pedagógica.

    ResponderEliminar
  6. Complementando todas estas ideas y apoyado en la literatura de Pere Marqués sobre sus investigaciones de como nos pueden ayudar las TIC a enseñar y a aprender. Las TIC cuando se usan adecuadamente facilitan el trabajo del docente y contribuyen a mejorar notablemente los aprendizajes de los estudiantes. Esasa maneras corresponden a la adopción de buenos modelos didácticos que se adaptan a las necesidades de cada contexto educativo.
    Este autor, plantea algunos puntos de vista sobre las TIC en la educación, aclarando que para integrar las TIC en la educación no basta con tener aulas de INFORMATICA (como ocurre con las secretarias de educación con las IE)sino que hay que integrar las TIC en las aulas de clase, por que en los próximos años no se puede concebir alguna escuela de calidad donde la mayor parte de los profesores no utilicen internet y las tIC en general con sus alumnos

    ResponderEliminar